Reparación artroscópica

procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que se realiza mediante la utilización de un artroscopio.

El artroscopio es un dispositivo delgado y flexible que se inserta a través de pequeñas incisiones en la piel y permite visualizar el interior de una articulación, como la rodilla, el hombro o el tobillo.

Esta terapia se utiliza para tratar diversas afecciones musculoesqueléticas, como lesiones en los ligamentos, los meniscos, los tendones o el cartílago articular.

Durante la reparación artroscópica, el cirujano puede realizar diferentes procedimientos, como suturar un ligamento roto, reparar un menisco dañado, eliminar tejido dañado o realizar una limpieza del cartílago.

El principal beneficio de la reparación artroscópica es que evita la necesidad de realizar grandes incisiones, lo que resulta en una recuperación más rápida, menos dolor y menor riesgo de complicaciones en comparación con las cirugías abiertas tradicionales.

Este procedimiento se realiza bajo anestesia general o local y generalmente se lleva a cabo como cirugía ambulatoria, lo que significa que el paciente puede regresar a casa el mismo día de la intervención.

La reparación artroscópica ha demostrado ser una técnica eficaz y segura en el campo de la traumatología, permitiendo a los pacientes recuperar la funcionalidad y reducir el dolor en la articulación afectada.

Como cualquier procedimiento quirúrgico, de cara a minimizar posibles riesgos es importante seguir las indicaciones del médico y realizar la rehabilitación adecuada para obtener los mejores resultados posibles.

Terapias Regynere

Cada Patología requiere seguir sus tratamientos indicados

Técnica del Barbotaje

Técnica de hidrodilatación

Terapia ecoguiada

Tratamiento biológico con PRP

Proloterapia

Terapia ecoasistida

Tratamiento subcondral con PRP

Terapia electroconvulsiva

TEC con hidrodisección

Tratamiento subcondral con PRP y BMC

Bloqueo de los nervios geniculados